¡Donde invertir tu dinero!

Antes de pensar dónde invertir dinero, es importante que tengas en cuenta ciertos aspectos y conceptos que te guiarán en tu decisión.

¿Sabes qué tipo de inversor eres?

Para saber qué tipo de inversor eres debes saber hasta qué punto estás dispuesto a arriesgar tu dinero. Aunque no es tan sencillo, ya que pueden influir elementos difíciles de cuantificar y otros subjetivos, conocer tu perfil financiero te ayudará a saber la inversión más conveniente para ti.

El perfil inversor nos indicará la relación que existe entre el riesgo que estás dispuesto a asumir y los rendimientos que esperas obtener. Teniendo en cuenta esto, los perfiles de inversión son:

Arriesgado: Es el inversor que ya conoce y controla el mundo financiero, está dispuesto a arriesgar su capital con la posibilidad de conseguir una mayor rentabilidad. Normalmente va a invertir dinero en renta variable con plazos cortos o muy cortos.

Conservador: Es un inversor que va a preferir mantener a salvo su capital, aunque esto le suponga una menor rentabilidad. Va a realizar inversiones en renta fija y suelen ser a medio-largo plazo.

Moderado: Este inversionista se encuentra entre el arriesgado y el conservador, porque quiere recibir más rentabilidad, pero sin arriesgar demasiado. Sus inversiones en renta fija y renta variable serán similares, y a medio plazo.

Y tú, ¿qué tipo de inversionista eres? ¿Es posible invertir sin riesgo? No, definitivamente no.

El riesgo de las inversiones nunca será cero. Todas las inversiones corren algún riesgo, pero lo que si podemos hacer es reducirlo, eligiendo productos con riesgo bajo.

¿Vas a conseguir dinero rápido?

Siento informarte que, si esta es tu intención, esto no es para ti. No, no vas a conseguirlo dinero rápido. Algunas inversiones van a generarte los primeros ingresos pasados unos meses, otras después de unos años, depende que opción elijas. Recuerda que las inversiones además pueden depender de factores macroeconómicos y otros factores externos a nosotros.

¿Cómo elegir la opción adecuada para invertir mi dinero?

Esta decisión es personal y va a depender del estudio que hayas realizado de las opciones de inversión. Este estudio se hace para conocer las principales características como el riesgo, la rentabilidad o el grado de liquidez.

También tienes que pensar en cuánto dinero estás dispuesto a arriesgar, cuáles son tus objetivos económicos, qué conocimientos tienes y tus preferencias en cuanto al control de la inversión.

¿Cuánto dinero deberías invertir?

Como he dicho arriba, todas las inversiones tienen riesgo, unas más que otras, incluso hay el riesgo de perderlo todo. Por eso, solo deberías invertir el dinero extra que tengas ahorrado y que te puedas permitir perder sin que esto afecte a tu vida. En otras palabras, mi consejo es que solo inviertas el dinero que te sobra después de cubrir tus necesidades básicas en un futuro.

¿Debes invertir todo tu dinero en un sólo lugar?

Te recomiendo crear una cartera de inversiones diversificada. Es decir, que destines distintas cantidades a distintas opciones, porque así reduces el riesgo de pérdidas. Si una inversión falla tienes otras que pueden darte rendimientos.

A continuación, encontrarás un listado con las mejores opciones en dónde invertir dinero:

  1. Fondos de inversión

Los fondos de inversión consisten en poner en común los fondos de los inversores para invertirlos en diferentes activos, que pueden ser acciones, bonos, etc. La gestión de esta inversión la lleva a cabo un profesional.

Existen diferentes fondos de inversión a los que podemos acceder, de acuerdo con nuestro perfil como inversores (conservador, moderado, arriesgado) y a la rentabilidad que deseamos obtener.

  1. Invertir en Acciones

Las acciones son títulos valores que algunas empresas emiten con el fin de financiarse. Las personas propietarias de éstos obtienen ciertos derechos, como recibir dividendos en el caso que la empresa emisora decida repartirlos y obtenga beneficios.

La inversión en acciones consiste en comprar estos títulos valor para posteriormente venderlos a un precio superior, y/o recibir dividendos.

  1. Invertir en Bonos

Los bonos son títulos de deuda que algunas empresas, gobiernos y otras entidades emiten con el fin de financiarse. Le dan al propietario el derecho de recibir pagos periódicos de intereses, que se fijan de antemano y son constantes durante la vida de los bonos.

Esta inversión consiste en comprar estos títulos con el objetivo de obtener una renta, con los pagos periódicos de los intereses.

Los bonos ofrecen un potencial de rentabilidad alto, pero menor que las acciones. Además, aquí no necesitas conocimientos técnicos para invertir.

  1. Depósitos a plazo fijo

Esta opción es la más común donde invertir dinero, entre aquellas personas que buscan seguridad y sencillez.

El funcionamiento es sencillo. La entidad financiera te ofrece una X rentabilidad a cambio de que mantengas X cantidad de dinero durante X tiempo en dicha entidad bancaria. Cobrarás los intereses una vez cumplido el plazo.

En el caso de necesitar el capital, lo podrías retirar, pero después de pagar una penalización que no afecta al principal.

  1. Invertir en Crowdfunding

Seguramente esto te suena, ¿no? Y es que cada vez se habla más del crowdfunding, como manera de inversión y medio de obtener financiación.

El crowdfunding es una vía de financiación colectiva, que normalmente se hace a través de plataformas online, es decir sin intermediación financiera, y se destina a financiar un proyecto determinado. El objetivo es poner en contacto a promotores de proyectos con posibles inversionistas u oferentes de fondos que esperan así obtener un rendimiento.

Existen cuatro tipos de crowdfunding, de acuerdo a la recompensa que se espera recibir por las aportaciones económicas:

Crowdfunding. Se espera recibir una recompensa que puede ser en forma de producto o servicio.

Crowdinvesting. La contraprestación es a través de acciones o participaciones de la empresa. Se espera obtener beneficios a medio o largo plazo.

Crowdlending. La contribución se hace a cambio de un interés sobre el dinero prestado, este tipo de interés va a variar de acuerdo a la cantidad prestada y al plazo de devolución.

Crowdonation. Las aportaciones se hacen de manera desinteresada y no se espera ningún tipo de recompensa.

El funcionamiento del Crowdfunding es bastante sencillo, aunque dependerá de la plataforma en donde lo hagas y del proyecto, normalmente es el siguiente:

El emprendedor o promotor de proyecto envía a la plataforma su idea de proyecto, con la descripción detallada, cantidad que necesita, tipo de crowdfunding, etc.

La plataforma se encarga de valorar el proyecto y después de esto se publica. En la publicación se indicará el tiempo que dispone la gente para invertir dinero en él.

Una vez que está publicado el anuncio, los emprendedores se encargarán de promocionarlo para conseguir la financiación necesaria.

Cuando termina el plazo, se cierra el proyecto y se comprueba la financiación conseguida.

  1. Bienes raíces o bienes inmuebles

Esta inversión de dinero consiste en comprar un inmueble, puede ser una casa, departamento, local comercial o terreno, para posteriormente venderlo a un precio superior, y/o alquilarlo y obtener una renta.

Aunque puede parecer una operación sencilla, es necesario contar con un buen capital para esta inversión y además buenos conocimientos del mercado para poder elegir correctamente el inmueble que se va a comprar.

Por otro lado, es una inversión segura con un riesgo bajo y rentable, es difícil que los bienes inmuebles pierdan valor con el tiempo, y en el caso que lo pierdan vuelven a aumentar.

  1. Ángel inversionista o en inglés “Business Angels”

Invertir como ángel inversionista consiste en encontrar ideas que vayan a lanzarse al mercado o empresas creadas recientemente, para invertir tu dinero en ellas con una participación accionaria, y así ayudarles a crecer.

La idea es vender después dichas acciones para obtener beneficios. Generalmente es una inversión a largo plazo. El riesgo aquí es muy alto, porque no se puede predecir con exactitud el éxito que va a alcanzar o no, una empresa o idea. La mayoría de las empresas quiebran en los 3 primeros años.

  1. Invertir dinero en un negocio

Esto consiste en iniciar un negocio desde cero, o comprar un negocio que está funcionando o financiar el negocio de un tercero.

La finalidad es obtener beneficios de un porcentaje de las participaciones o, si en el futuro lo vendes a un precio superior al de compra.

¿Tienes claro que tener tu propio negocio es donde quieres invertir tu dinero? ¿sí? Entonces éstas son algunas de las recomendaciones generales que creo que deberías tener en cuenta:

Infórmate sobre las distintas posibilidades para iniciar tu negocio. También debes informarte de todo lo que tiene que ver con tu idea de negocio.

La elección del modelo de negocio que vas a seguir es importante. Revisa la información que has obtenido en tu investigación, los conocimientos que tengas (por experiencia o por estudios), tus habilidades y también el tiempo del que dispongas para ponerlo en marcha y luego para dedicarte a él.

Realiza una correcta organización de las tareas a realizar, te ayudará a conseguir tus objetivos y metas.

Planifica adecuadamente tanto la parte funcional como el presupuesto del que dispones, para que no te lleves ninguna sorpresa desagradable.

Da a conocer tu negocio, no hay mejor publicidad que el boca a boca. Utiliza las redes sociales, tu círculo de amigos y conocidos para dar a conocer tu negocio y que todos te ayuden a divulgarlo. Si tu negocio no se da a conocer, por muy bueno que sea, no va a tener éxito.

  1. Adquirir una franquicia

Ésta es una alternativa donde invertir dinero, para quien está buscando empezar un negocio propio. Sin embargo, invertir en una franquicia, requiere además de dinero, muchas horas de trabajo.

¿Qué es una franquicia? Es el derecho que te da una empresa (franquiciante) ya establecida en el mercado para que tú (franquiciado) puedas abrir un local con su marca. Hay franquicias de todo o casi todo: restaurantes, agencias de viaje, hoteles, incluso de hospitales y entidades financieras. Existen también franquicias de ideas de negocios, es decir que no tienen ningún local propio, pero adquieres el derecho al uso de la idea.

Las ventajas de adquirir una franquicia son claras, entre ellas: la fuerza de marca basada en la credibilidad y fidelidad de sus clientes. Esto ya es una probabilidad alta de éxito.

Sin embargo, no debes lanzarte sin más. Antes se debe hacer un estudio de investigación para valorar esta opción como la mejor forma de inversión.

Debes tener en cuenta que cuando adquieres una franquicia, vas a ser supervisado y guiado por una casa matriz. No puedes aplicar cambios por tu cuenta, deben estar aprobados por la casa matriz y puede que no consigas su aprobación. Esto va a limitar tu imaginación, no es grave, es cierto, pero debes valorar si tú puedes trabajar de esta manera.

  1. Invertir dinero en Oro

Invertir tu dinero en este metal precioso, consiste en comprar oro para venderlo más adelante a un precio superior y así obtener ganancias.

Puedes adquirir oro de dos maneras:

Directa: monedas de oro o lingotes de oro, es decir, comprar oro físico. Pero ojo, que esto requiere cuidado, mantenimiento y seguridad. Si lo dejas en custodia en un banco, puede suponerte un alto coste.

Indirecta: certificados de depósitos de oro, inversiones en fondos especializados en oro, acciones de empresas mineras.

Esta inversión puede resultar bastante rentable si sabes cuándo comprarlo y cuando venderlo.

Si estás buscando una inversión a corto o medio plazo, es mejor no invertir en oro por su inestabilidad.

Sin embargo, es una buena opción para inversiones a largo plazo, debido a las tendencias de crecimiento de la demanda de oro y por tanto el valor también va en aumento.

Además, no necesitas grandes conocimientos financieros para invertir en oro, es una operación sencilla.

En cuanto a la seguridad, se considera una inversión bastante segura, ya que el valor del oro no se devalúa fácilmente porque no está regulado por ningún gobierno, sino que depende de la oferta y la demanda. Como he dicho antes, la demanda de oro tiende a ser mayor.

Otra ventaja es que, en cualquier momento puedes venderlo, y no tienes que pasar por un intermediario al que pagarle una comisión.




Enviar Comentario






WhatsApp chat